GA4 - Google Analitycs
Tendencias
Cintilla de tendencias

Monterrey

Poder Judicial

Tigres

Martha Higareda

¿Por qué el Popocatépetl se estremece, según la romántica leyenda con el Iztaccíhuatl?

¡Bélica, trágica y romántica! Así es la leyenda del Popocatépetl e Iztaccíhuatl y la razón por de sus temblores.

Avatar del

Por Redacción/GH

PUEBLA, Puebla.- Los volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuatl son dos de las montañas más altas de México y representan un paisaje natural icónico en el país.

Según una leyenda, estas montañas simbolizan a una doncella y a un joven guerrero Tlaxcaltecas llamados Iztaccíhuatl y Popocatépetl. Iztaccíhuatl, “la mujer dormida”, era considerada la princesa más hermosa de los Tlaxcaltecas y había depositado su amor en Popocatépetl, quien era un guerrero valiente y apuesto de su pueblo.

Antes de partir a la guerra contra sus enemigos acérrimos, los aztecas, Popocatépetl pidió la mano de la princesa Iztaccíhuatl al cacique de su pueblo. El cacique aceptó, pero bajo la condición de que Popocatépetl regresara sano y salvo de la guerra para casarse con ella.

¿Por qué el Popocatépetl se estremece, según la romántica leyenda con el Iztaccíhuatl?

Así, Popocatépetl partió a la batalla mientras Iztaccíhuatl esperaba su regreso. Sin embargo, un rival celoso de Popocatépetl difundió falsamente que había muerto en combate. Con el corazón destrozado por la pérdida de su amado y desconociendo el engaño, se dice que la bella princesa murió de tristeza.

Poco tiempo después, Popocatépetl regresó victorioso de la guerra y se enteró de la trágica noticia del fallecimiento de Iztaccíhuatl. Sumido en la tristeza, el joven guerrero deambuló por las calles durante varios días y noches, hasta que encontró una forma de honrar el gran amor que compartían. Decidió construir una gran tumba bajo el sol, apilando diez cerros para crear una enorme montaña.

Una vez terminada la construcción, Popocatépetl llevó el cuerpo inerte de su princesa y lo colocó en la cima de la montaña. Le dio un último beso y, con una antorcha en la mano, se arrodilló para velar su sueño eternamente. Desde entonces, permanecen juntos, uno frente al otro. Con el paso del tiempo, la nieve cubrió sus cuerpos y se convirtieron en dos imponentes volcanes que permanecerán inalterables hasta el fin de los tiempos.

Es por eso que cuando el guerrero Popocatépetl recuerda a su amada Iztaccíhuatl, su corazón, que alberga el fuego de la pasión eterna, tiembla y su antorcha vuelve a encenderse. Por esta razón, hasta el día de hoy, el volcán Popocatépetl sigue emitiendo fumarolas de humo.

En esta nota

Comentarios